Páginas vistas en total

miércoles, 14 de junio de 2017

Capital Intelectual e Innovación en las empresas

En el milenio menos gente harán trabajo físico y más gente hará trabajos que tienen que ver con el capital intelectual. Esto es capital intelectual. No aparece en el balance de la empresa, pero en muchos casos tiene más valor para las organizaciones que los propios activos físicos.
La riqueza económica es impulsada por el conocimiento e información, por eso ahora los nuevos ricos del mundo son los que tienen empresas de tecnología y comunicaciones. Si bien las economías pasadas dependían del uso de la tierra, es decir, los recursos de capital para la creación de valor, nuestra economía de la información dependerá de la aplicación de conocimiento. El capital intelectual también se ha definido como la diferencia entre el valor de mercado de una empresa y el costo de reemplazar sus activos. Los componentes del capital intelectual consisten en capital humano, capital estructural y capital social. Si los administradores gestionan el conocimiento de manera eficaz, su organización tendrá mayor capital intelectual.
El reto de hoy día consiste en aprender a crear capital intelectual y en cómo gestionarlo eficazmente en el desempeño innovador. Para ello existe suficiente evidencia empírica que indica que el capital intelectual mejora el desempeño innovador de las empresas. Para ello es importante conocer cuáles son los componentes del capital intelectual, por lo que a continuación haré un desglose de los mismos.
a. Capital Humano: El capital humano se define como el conocimiento, las habilidades, la experiencia, la intuición y las actitudes de la fuerza de trabajo. El capital intelectual puede incrementarse aumentando la capacidad de cada colaborador. El capital humano es el conocimiento, la habilidad y la capacidad de los empleados individuales al proporcionar soluciones a los clientes.
Podemos decir también que el capital humano es la capacidad colectiva de la empresa para extraer las mejores soluciones del conocimiento de su gente. Es importante porque es una fuente de innovación y renovación estratégica, ya sea de una lluvia de ideas en un laboratorio de investigación, soñar despierto en la oficina, tirar archivos antiguos, reingeniería de nuevos procesos, mejorar habilidades personales o el desarrollo de nuevas oportunidades de ventas.
La competencia individual es importante para las organizaciones. Ésta es la capacidad de las personas para actuar en diversas situaciones. Incluye habilidades, educación, experiencia, valores y habilidades sociales. Las personas son los únicos verdaderos agentes en los negocios; todos los activos y estructuras, ya sean físicos tangibles, productos o relaciones intangibles, son el resultado de la acción humana y dependen en última instancia de las personas para su existencia continuada.
b. Capital Estructural: Se trata de una amplia gama de patentes, conceptos, modelos y sistemas administrativos. Estos son creados por los empleados y, por lo tanto, son generalmente "propiedad" de la organización y se adhieren a ella. A veces se pueden adquirir de otros lugares. Las decisiones para desarrollar o invertir en tales activos pueden hacerse con cierto grado de confianza, el trabajo se realiza en la casa, o se compra desde el exterior. Además, la organización informal, las redes, la "cultura" o el "espíritu" pertenecen a la estructura interna. La estructura interna y el pueblo en conjunto constituyen lo que generalmente llamamos la “organización”.
El capital estructural es la capacidad organizativa de la empresa para satisfacer las necesidades del mercado. Involucra las rutinas y estructuras de la organización que apoyan las misiones de los empleados para óptimo desempeño intelectual y, por lo tanto, el rendimiento general del negocio. Un individuo puede tener un alto nivel de intelecto, pero si la organización tiene sistemas y procedimientos obsoletos que no permiten que los colaboradores alcancen su máximo potencial, no se podrá tener un impacto en la innovación.
El capital estructural consiste en las estrategias de una organización, redes internas, sistemas, bases de datos y archivos, así como sus derechos legales a la tecnología, procesos, invenciones, derechos de autor, marcas comerciales, secretos comerciales, marcas y licencias. El capital estructural mejora cuando las organizaciones invierten en tecnología y desarrollo de procesos y otras iniciativas internas.
c. Capital Social: El capital social o relacional se refiere a las relaciones de la organización o a la red de asociados y su satisfacción y lealtad con la empresa. Incluye el conocimiento de los canales de mercado, las relaciones con los clientes y los proveedores, las asociaciones y la comprensión de los impactos de las políticas públicas del gobierno. Los gerentes frustrados a menudo no reconocen que pueden aprovechar una riqueza de conocimientos de sus propios clientes y proveedores. Entender mejor que nadie lo que los clientes quieren en un producto o servicio, es lo que hace a alguien un líder del negocio en comparación con un seguidor.
Lealtad de clientes y proveedores, la comercialización del objetivo, la longevidad de las relaciones y la satisfacción son elementos que conforman el capital intelectual.  La estructura externa consiste en relaciones con clientes y proveedores, marcas, marcas y reputación. Algunos de estos pueden ser considerados propiedad legal. Coca-Cola, por ejemplo, es la marca más valiosa del mundo, por un valor de unos 39.000 millones de dólares.
¿Qué deben hacer las empresas para fortalecer el capital intelectual y tener un mejor desempeño innovador? Las empresas deben hoy en día atraer el mejor talento humano por lo cual lo más importante es contratar o capacitar al que ya lo tiene. El nuevo conocimiento debe ser diseminado por toda la empresa a través de capacitaciones, charlas, conversatorios, o la producción de manuales, cds, respaldos digitales; no es bueno dejar ir el recurso humano con el conocimiento, sino, diseminar ese conocimiento entre todos los colaboradores de la empresa. Una de las principales ventajas de crear capital intelectual en las empresas es el desempeño innovador de las mismas, ya que se fortalece la creación de nuevos productos o mejorar los existentes, así como también se mejoran los procesos de producción, lo que redundará en un mejor desempeño de la organización y tendremos empresas más competitivas. Hoy en día empresas que no innovan están condenadas a desaparecer como le ha pasado a Kodak, Olivetti, Blockbuster y Atari, entre otras.


viernes, 18 de marzo de 2016

¿Que factores influyen en la competitividad de Costa Rica?

La pregunta acerca de por qué existen países ricos y pobres ha existido desde siempre. Tanto así que hoy en día incluso existen organismos multilaterales como el PNUD, el Banco Mundial y el Foro Económico Mundial que elaboran índices de Desarrollo Humano e índices de competitividad.

El PNUD es un índice de desarrollo humano que toma en cuenta no solo el crecimiento económico, sino otros indicadores como los educativos y de salud.  Este evalúa un total de187 países, los cuales se clasifican de acuerdo a índices que van desde muy alto, alto, medio, hasta bajo.

El Doing Business es un ranking que realiza el Banco Mundial  para poder medir la facilidad para hacer negocios en los países evaluados. Esta evaluación se realiza en 189 países con base en 10 variables que son importantes para las empresas a la hora de ir a invertir a un país.

El Centro de Competitividad Mundial del IMD, por su parte, elabora el “Anuario de competitividad mundial 2015”, el cual analiza 61 economías  y mide qué tan bien manejan sus recursos y competencias para facilitar la creación de valor a largo plazo. Para ello contempla cuatro variables a saber: desempeño económico, eficiencia del gobierno, eficiencia empresarial, e infraestructura.

El “Reporte de competitividad global del Foro Económico Mundial” (WEF), por último, busca reflejar el nivel de productividad y prosperidad de un país, así como su potencial de crecimiento, de acuerdo a la etapa de desarrollo en que se encuentra.

Competitividad. El concepto de competitividad según WEF es el siguiente: “Conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país. Implica componentes estáticos y dinámicos.” (Reporte Foro  Económico Mundial, 2015)¿Qué busca reflejar el índice de competitividad? Pretende determinar factores de competitividad tales como requerimientos básicos, promotores de eficiencia, sofisticación e innovación, que permitan alcanzar la competitividad de un país, para después lograr la productividad y permitir un nivel de prosperidad y potencial de crecimiento.

Para efectos de este artículo, se hará referencia al último reporte de Competitividad Global del Foro Económico Mundial 2015-2016.

El índice WEF se realiza desde el año 1979. Actualmente se realiza la medición a 140 países del mundo. El Foro Económico Mundial en su reporte de Competitividad agrupa los determinantes que impulsan la productividad  y competitividad en 12 pilares.

A los países se les evalúa con base en tres pilares: requerimientos básicos, potenciadores de eficiencia, y sofisticación e innovación. Se analizan 114  variables; las dos terceras partes se realizan con base en encuestas que se les hace a los empresarios, y otra tercera parte se construye con datos duros de los organismos multilaterales y estadísticas oficiales de cada país.

Costa Rica quedo en el puesto 52 de los 140 países evaluados a nivel de Latinoamérica, después de Chile (puesto 35) y Panamá (puesto 50). Es importante rescatar que a nivel latinoamericano Costa Rica ha venido haciendo las cosas muy bien en lo que respecta a la  educación y la salud, pilares básicos para lograr una mejor competitividad. En este aspecto se tiene una ventaja competitiva con respecto a los otros países de Centroamérica. La mejor evaluación se obtuvo en relación con la salud, la educación primaria y superior, y la capacitación y preparación tecnológica. La peor estuvo relacionada con el desarrollo del mercado financiero, la infraestructura y la innovación. Entre los factores más problemáticos para hacer negocios los empresarios mencionaron la burocracia gubernamental ineficiente y el suministro inadecuado de la infraestructura.

ACCIONES. Es importante recalcar que el país necesita fortalecer la innovación para poder avanzar en la competitividad. Crear una cultura de innovación, a través de la creación de incubadoras en las universidades, y en las mismas empresas, a través de la cual los estudiantes universitarios que tengan una idea de negocios puedan desarrollarla, parece un recurso esencial. De igual modo, los empleados innovadores necesitarían de este incentivo para que desarrollen nuevas ideas de negocios en las empresas. El objetivo, al fin, es crear colaboradores emprendedores.

El Estado actualmente invierte un 0.54%  del PIB en investigación y desarrollo (I+D). Los países que más invierten en este tema es Israel, que invierte un poco más de un 4 % de su PIB. Los recursos del Estado en las universidades actualmente tienen muchas restricciones para invertir en I+D, por lo que se plantea la necesidad de que la empresa privada realice alianzas con  las universidades públicas para poder utilizar la capacidad instalada de las mismas y poder realizar I+D.

La innovación se fomenta además con la presencia de científicos e ingenieros en el país. Para avanzar agregando valor en las etapas productivas, se debe poner el foco de atención en la sofisticación empresarial y la innovación. Para alcanzar este objetivo, serán elementos fundamentales el desarrollo de cadenas de valor, los clústeres (aglomeración de empresas en un espacio territorial) y los proveedores sectoriales. Además, se deberá buscar alternativas para mejorar la capacidad de innovar y fomentar la inversión en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i).

Una tarea pendiente es la infraestructura. Muchos estudios demuestran que las carreteras, los puertos y los aeropuertos del país necesitan ser modernizados urgentemente. Esto dará competitividad y productividad a los productores nacionales que tienen que transportar sus productos dentro del país, así como a los exportadores que necesitan sacar sus mercaderías fuera del país. Muchos exportadores se quejan de que nada sirve ser eficiente en las fábricas, pues cuando salen no encuentran competitividad por la inadecuada infraestructura. Esto es un problema urgente por resolver para poder ser más competitivos con los competidores a nivel internacional. Las alianzas públicas-privadas son una opción adecuada para poder desarrollar infraestructura. Pero no se recomienda que el país deba endeudarse para desarrollar infraestructura debido a la deuda que se tiene actualmente (alrededor de un 50% del PIB).


La sofisticación  de los negocios, por último, tiene  que ver con la rivalidad de las empresas, ya que en la medida que exista competencia, esto obligará a las mismas  a ser más eficientes y esmerarse por la calidad. 
Publicado en la revista Mercados y Tendencias el 9 de marzo de 2016 http://revistamyt.com/voces/que-factores-influyen-en-la-competitividad-de-costa-rica/

sábado, 14 de noviembre de 2015

La economía no crece por decreto

Ante las recientes medidas del Ejecutivo costarricense, como por ejemplo la disminución de la tasa de interés para fomentar el crecimiento económico, debe recordarse que en política económica todo tiene que estar articulado.

Es decir, las variables independientes van a influir sobre las variables dependientes. Por ejemplo, si llamamos crecimiento económico (PIB) a la dependiente, la tasa de interés, confianza empresarial, consumo, confianza de los inversionistas, atracción de inversión directa extranjera, capital humano y muchas otras serán las variables independientes.

A nivel microeconómico existe un problema sin resolver: costos de producción altos por el costo de la electricidad. El gobierno prometió que en 18 meses solucionaría esto; sin embargo, no ha sido así.

El sector empresarial necesita confiar en que el gobierno va a caminar en la dirección correcta, (aumento del PIB, disminución del desempleo) y el sector exportador necesita que el colón se devalúe para poder competir a nivel internacional, ya que otros competidores han devaluado su moneda y, por ende, sus productos en Estados Unidos serán más baratos que los productos ticos.

A nivel macroeconómico se tiene una tasa de interés que no baja a pesar de que la inflación acumulada de los últimos doce meses es de -0,86%, es decir, que los productos transables y no transables  que se comercializan en el país han bajado de precio, por lo tanto, si se  devalúa la moneda, esto tendría poco impacto en la inflación y se estaría logrando que el sector exportador tenga una mayor competitividad y, por ende, se aumenten las exportaciones y se logre un mayor crecimiento económico.

El Banco Central estableció una meta entre un 3% y un 5% de inflación para este 2015, pero a cómo van las cosas posiblemente se tendrá una deflación (inflación negativa).

El gobierno cree que una de las variables importantes para poder obtener un crecimiento económico es la tasa de interés, y esto no es así. Para poder contrarrestar la crisis del 2008, EE.UU aplicó una política monetaria altamente expansiva con tasa de interés casi cero; sin embargo, el crecimiento no se lograba porque hay un componente importante que es la confianza empresarial, variable fundamental en un modelo econométrico para poder obtener el crecimiento. Por lo tanto, no es cierto que por bajar la tasa de interés se obtenga el tan ansiado crecimiento económico. Influyen otras variables y  no solamente es la tasa de interés.

¿Qué debería hacer el gobierno? Ganar la confianza del sector empresarial: primero bajando el costo de la electricidad y, segundo, dejando que el Banco Central actué. Si baja la tasa de inflación, lo más probable es que tiendan a bajar las tasas de interés. También debe realizar alianzas públicas y privadas para mejorar la competitividad del país. Debe también dejarse de preocupar por  combatir la pobreza, ya que si el PIB aumenta, disminuiría el desempleo y, por ende, la pobreza.

Es necesario que exista un matrimonio entre el gobierno y la empresa privada para revitalizar la alicaída economía, pues el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que la nuestra crecería un 3% este 2015 y que tendría uno de los crecimientos más bajos del Itsmo, después de El Salvador (2.3%).


Es dañina la alianza entre el gobierno y los sindicatos, ya que esta mina la confianza empresarial. Se debe invertir en infraestructura, bajar el costo de la electricidad, dejar que el Banco Central maneje la política monetaria y lograr que la Asamblea Legislativa realice los cambios para propiciar una apertura en el sector eléctrico, que es el talón de Aquiles de la alicaída industria nacional e internacional.
Publicado en la revista Mercados & Tendencias el 4 de noviembre del 2015
http://revistamyt.com/voces/la-economia-no-crece-por-decreto/

sábado, 22 de agosto de 2015

UBER no es competencia sino un socio estratégico

Los taxistas de Costa Rica están en contra de la aplicación para teléfonos inteligentes UBER. Aunque es normal su resistencia al cambio, este tipo de tecnología no debe verse como una amenaza, sino más bien con un socio estratégico.

Es importante recalcar que UBER no es una empresa de taxis sino, una aplicación móvil que interactúa en el mercado como un intermediario entre oferentes de servicio de transporte privado público y los consumidores y cobran una comisión a los oferentes por este servicio, exactamente como hace AMAZON en el comercio electrónico.

La economía enseña que la demanda está en función del precio, los gustos y las preferencias, los cuales hoy en día se ven además influenciados por la tecnología y, como ocurre en este caso, por el aumento  en el uso de los teléfonos inteligentes.

Para nadie es un secreto que el consumo de aplicaciones ha aumentado considerablemente en los últimos años. Ahora existen aplicaciones, por ejemplo, para averiguar una dirección tales como WAZE, utilizada para encontrar la dirección de un destino poco conocido, y así otras muchas a las que muchos usuarios acceden diariamente a través de su teléfono inteligente.

Pues bien, lo mismo puede pasar con el servicio de taxi. Una aplicación de este tipo favorecería a los usuarios en tanto  ya no tendrán obligadamente que llamar cuando requieran un servicio de taxi, puesto que ahora UBER les permitiría realizar dicha búsqueda en términos de segundos. Esta aplicación, entonces, permitiría a los taxistas tener una mayor cantidad de clientes. Porque permitirá tener menos tiempos muertos, al ubicar los clientes en forma simultánea que sería más difícil esperar en una parada de taxis, o estarlos buscando en la calle.

La tecnología está cambiando nuestros gustos y preferencias. No hay que rechazarla, sino aprovechar sus ventajas para potenciar las actividades económicas. Por ejemplo, cuando WALMART anunció que entraba a competir al mercado costarricense, la familia Uribe hizo una Alianza Estratégica con la transnacional. Es decir, si no puedes con tu enemigo, únetele .

En mi opinión, esta aplicación no debe verse como una amenaza, sino más bien como un socio estratégico. Antes que otros tomen la iniciativa, los taxistas deberían reconocer el potencial de esta aplicación.

Si bien en este negocio habrá algunos perdedores, específicamente las radio bases del servicio del taxi, aun así sería una operación GANAR-GANAR. Pero si los taxistas no toman la iniciativa de ofrecer el servicio por este medio, probablemente serán otros los que saldrán ganando al estar ofreciendo un servicio más acorde a los gustos y preferencias de hoy en día.
Publicado  el 24 de agosto del 2015 
http://revistamyt.com/uber-competencia-o-socio-estrategico/

viernes, 31 de julio de 2015

Inconveniente proteccionismo

El gobierno de don Luis Guillermo Solís piensa que el modelo de apertura comercial que ha imperado en los últimos 25 años no ha sido exitoso. Por ello, cree más en el mercado interno, en subsidiar a los productores nacionales y en cerrar las fronteras mediante aranceles, sobretasas arancelarias y medidas fitosanitarias, como ha ocurrido con el arroz. Además, desde las instituciones estatales existe presión para beneficiar al sector porcicultor.

Parece que lo ideológico predomina sobre lo técnico en las decisiones del Gobierno. Esto se ve en la sobretasa arancelaria del arroz, que irrespeta acuerdos comerciales firmados con otros países, y lo más grave es que tales decisiones nos ponen en riesgo de represalias comerciales que perjudicarán a los productores nacionales que sí son eficientes y exportan a diversos países, como los piñeros, los cafetaleros y los bananeros.

En materia de comercio internacional, nuestro país está obligado a respetar los tratados comerciales; no se vale cambiar las reglas del juego por una cuestión meramente ideológica. Es como pensar que el Gobierno de Estados Unidos imponga sobretasas arancelarias a los piñeros para beneficiar a su sector agrícola.

Si esto pasara, la fruta costarricense no se consumiría en el pequeño mercado interno, lo que causaría la quiebra de muchas empresas exportadoras y, como segunda consecuencia, el despido de empleados.

El gobierno sabe que el modelo de apertura comercial ha permitido la exportación de diferentes productos, lo que ha generado entrada de divisas y la creación de empleo en el país.

Está demostrado que el comercio internacional ha ayudado a países comunistas como China y Vietnam a crecer por encima del 10% anual y bajar la pobreza a menos de un digito.

Capacitación. En lugar de renegar del modelo, lo que debe hacerse es capacitar a los productores de arroz, leche y cerdo para que sean más eficientes, y después pensar en exportar, no sin antes darle un valor agregado para diferenciar nuestra producción de la competencia externa.

Es inconveniente seguir pidiéndole al Gobierno políticas comerciales mercantilistas que no permiten el desarrollo por competitividad, sino por un arancel que no contribuye a que la competencia externa entre a sus mercados.

Los productores deben entender que la globalización los obliga a ser eficientes y competitivos, como lo han hecho en los sectores antes mencionados. Solamente se requiere pensar en grande y asesorarse bien.

He ahí el reto de la academia y del Ministerio de Agricultura: capacitar a los productores para crear alianzas estratégicas y encadenamientos productivos, pero no dirigidos al mercado interno, como lo hizo el modelo de sustitución de importaciones, sino pensando en el modelo de apertura comercial que ha demostrado ser más exitoso
Este artículo fue publicado en LA NACION el 31/7/2015 
http://www.nacion.com/opinion/foros/Inconveniente-proteccionismo_0_1503049686.html

miércoles, 25 de marzo de 2015

Cambio en la estructura productiva del país

Ante las últimas noticias de la salida de empresas manufactureras del país  es importante tomar en consideración dos conceptos muy importantes: el de la ventaja absoluta y el de la ventaja comparativa.

La ventaja absoluta se obtiene cuando una empresa puede producir los productos más baratos y eficientes que los de la competencia.  La ventaja comparativa es cuando una empresa logra cierta especialización y logra producir eficientemente por el menor costo de oportunidad lograda por la especialización que puede ser por la innovación, educación entre otros.

Actualmente, Costa Rica ha ganado ventaja comparativa en la producción de productos de alta tecnología, como los dispositivos médicos, ventaja que se obtiene debido a la mano de obra calificada con que cuenta el país, así como por la especialización y la innovación de los productos. Sin embargo, ha perdido la ventaja absoluta que se tenía en la producción de bienes manufacturados, ya que estos han empezado a migrar hacia Guatemala, el Salvador, Vietnam y Nicaragua debido a los altos costos de electricidad en el país, la existencia de monopolios, la tramitología, los altos aranceles y sobretasas arancelarias y los costos de los fletes de exportación. Es decir, ya no tenemos una ventaja absoluta en los productos manufacturados industriales como la industria textil, la fabricación de alimentos, la fabricación de “snacks”, entre otros.

Con todo, la inversión en educación que ha realizado el país está dando sus frutos, pues la parte de investigación y desarrollo de las empresas se queda en el país, lo que atrae nuevas empresas debido a la calidad de la mano de obra, sobre todo en cuanto a las ingenierías y las ciencias administrativas. Esto porque este tipo de mano de obra es el que no pueden obtener en los otros países de Centroamérica.

El gobierno debe hacer todo lo humanamente posible para que las empresas no continúen saliendo; es decir, debe bajar el precio de la electricidad y el de los aranceles, romper monopolios y bajar los costos en los trámites de exportación. Pero, todavía más importante, seguir invirtiendo más en educación, sobre todo en la educación universitaria de calidad: aumentar los cupos de estudiantes en la universidades públicas (esto puede lograrse privatizando los bancos del Estado para que sean más eficientes y menos corruptos, y que con el dinero producto de la privatización puedan así abrirse más cupos en las universidades). Todo esto con el objetivo de formar el recurso humano que requieren las empresas de la industria de alta tecnología, y con ello aumentar la ventaja comparativa que tenemos en educación y especialización de mano de obra.

Es importante que el gobierno cambie el rumbo en su política económica, que el INA, por ejemplo,  tenga una mayor presencia en las zonas rurales para capacitar a los pobladores en biotecnología, electrónica, mantenimiento industrial; es decir, la mano de obra que va a necesitar la nueva economía del conocimiento. Lo extraño es que, a pesar de esto,  el nuevo ministro de agricultura sigue pensando en reactivar el agro, el cual ha perdido preponderancia en el nuevo PIB, rumbo equivocado, desde mi punto de vista.


Ha llegado la hora de cambiar. Si queremos seguir creciendo para tener una ventaja comparativa en educación e innovación debemos seguir invirtiendo más en ella y, lo más importante, preparar nueva mano de obra capacitada. No más obreros, sino técnicos calificados para enfrentar los nuevos retos.